Marie Maurel

Licenciatura en Osteopatía por el Collège Osteopatique de Marseille. (carrera universitaria reconocida por el estado francés desde 2007. La enseñanza consta de 5.000 horas repartidas en 5 cursos académicos y un trabajo final de carrera que proporciona el Diploma Osteopático).

 

Prácticas en los hospitales Ambroise Paré et Edouard Toulouse de Marsella (servicios post-cirugía ginecología y psiquiatría) y con clubes de deportes (rugby, carreras…).

 

Diploma por la Escuela de Osteopatía ECO de Madrid en los seminarios de Claudine AGERON-MARQUE sobre recién nacidos y niños, obstreticia y ginecología.

 

Formadora de España del Método GESRET® para el tratamiento de asma, eczemas, psoriasis y alergias, tanto para lactantes como adultos.

 

Diplomada de la EMTC escuela tradicional de medicina china de Madrid, en Acupuntura. (4 años)

 

Formaciones en Abordaje Tisular con Pierre Tricot y Agnès Pierson

LA SESION DE OSTEOPATIA

 

Una sesión dura a próximamente 45 minutos. Es siempre individual.

 

Durante la primera sesión, el osteópata practica un breve interrogatorio al paciente sobre sus síntomas y sus antecedentes. A continuación, el osteópata practica un examen físico con tests medicales y neurológicos para eliminar todo riesgo (diagnostico de exclusión) así como los tests osteopáticos completos (diagnostico diferencial). En caso de que aparezcan contraindicaciones, el paciente será dirigido a su médico de cabecera y no será tratado hasta obtener los resultados correspondientes.

 

El tratamiento es único y las técnicas se adaptan al paciente.

 

El ritmo de las sesiones varia en cada caso. En general, la osteopatía es eficaz en una o dos sesiones en un margen de dos o tres semanas. Actualmente, la osteopatía es conocida también como una medicina preventiva. Una consulta periódica al osteópata puede evitar disfunciones y fijaciones que pueden ser causa de dolores o cansancio.

 

La consulta termina con una serie de recomendaciones y precauciones al paciente para evitar que el problema se reproduzca, buscando así el respeto de la higiene de la vida vertebral.

 

Un reposo de dos días después una sesión osteopática es aconsejado para dejar el cuerpo adaptarse a las nuevas informaciones neurológicas y posturales a las que le ha inducido el tratamiento. Durante estos dos días, es posible una reacción fisiológica normal que puede producir agujetas y cansancio.